¿Qué retos plantea la curaduría digital? Una reflexión desde el desarrollo de colecciones y el análisis documental de contenido

Gisela Díaz R.
gisela.diaz@javeriana.edu.co

Casi dos décadas después del nacimiento de la web, organizaciones como OCLC, IFLA, JISC y British Library se preguntan sobre el futuro de los sistemas y servicios de información, frente a los retos planteados por la red a todo el ciclo de información: generación (auto-publicación, publicación colectiva…), adquisición (nuevos tipos de recursos a seleccionar y coleccionar, medios de adquisición…), organización (ontologías, metadatos, indización automática…) y acceso (identificación, recuperación, lectura y uso inmediatos, no mediados…).

En cuanto a la organización, el análisis documental además de beneficiarse con la web para la producción de catálogos cooperativos y colectivos, la integración de sistemas para la recuperación de información, la gestión de datos de análisis, como la transmisión y administración de registros bibliográficos y de autoridades, integró el recurso digital como categoría objeto de análisis, creando estándares y lenguajes propios.

Por su parte, para el desarrollo de colecciones, la web facilitó la creación de repertorios y colecciones digitales, bases de los sistemas de información digitales, y con ellos la entrada en juego de criterios de selección, evaluación y descarte particulares para los recursos digitales, además de desafíos presupuestales y técnicos para su preservación y acceso.

Dentro de las múltiples acciones resultantes de la incursión de la web en la gestión de la información, se encuentra la curaduría digital, un campo que propone al profesional de información un enfoque diferente para el desarrollo de colecciones y el análisis documental, los cuales se tratan en este documento.

Curaduría digital

El concepto nace de la preservación y el archivo digitales; desde principios de siglo, una de las mayores preocupaciones, en particular de instituciones patrimoniales[i], es asegurar la disponibilidad de la información digital a las futuras generaciones, los cambios en los formatos, lenguajes y en general tecnológicos, representan aún hoy, un desafío. De otra parte, la explosión de información digital producida por las organizaciones y los individuos[ii], exige archivos robustos y seguros que permitan su permanencia, como respuesta a la volatilidad de la red.

La idea original de preservación digital se extiende a otras actividades y el término “curaduría digital” es adoptado por el Digital Curation Centre en la 1st International Digital Curation Conference, en la cual se acepta la definición de Giaretta, citada por Beagrie (2006): “Digital curation, broadly interpreted, is about maintaining and adding value to, a trusted body of digital information for current and future use.” (p. 6)

Los conceptos de mantenimiento, agregación de valor e información digital confiable, suponen la ejecución de acciones como la selección, evaluación, representación y almacenamiento, propios de los sistemas de información tradicionales y en particular, del análisis documental y el desarrollo de colecciones, lo cual se evidencia en el ciclo de curaduría digital presentado por el Digital Curation Centre en 2008 (gráfica 1). En este las acciones secuenciales (anillo externo), parten de la creación y recepción de la información digital, incluidos los metadatos (administrativos, descriptivos, técnicos o de preservación) asociados a los objetos digitales y bases de datos[iii]; le siguen la evaluación, selección, transferencia, acciones de preservación, almacenamiento, acceso y uso y finalmente, la transformación.

El siguiente nivel (macroacciones), lo integran la curación y la preservación, la curación es realizada a través de la creación y recepción, evaluación y selección, acceso y uso y transformación; la preservación comprende la transferencia, acciones de preservación y el almacenamiento; aquí se observan actividades diferentes a la tradicionales, como la creación y transformación, en el plano de la acciones secuenciales, incluidas en la curación, plano de las acciones del ciclo completo o macroacciones.

Ciclo_Curaduria_Digital

Con relación al desarrollo de colecciones y al análisis documental

Frente a la propuesta de la curaduría digital, el desarrollo de colecciones debe incorporar a su ciclo[iv] la creación de contenidos, ya sea para agregar información, complementar o contextualizar la información objeto de curación, las cuales se realizan en muchas ocasiones de manera colaborativa, colectiva e interactiva (Piscitelli, 2005), también se producen los recursos de información digital (objetos de la curación), como parte del plan de desarrollo de una colección digital, de no existir información disponible en otras fuentes, como sucede con la información autóctona, endógena y de saberes tradicionales; en este caso el sistema de información pasa de ser intermediario a productor de información primaria.

Junto a la evaluación y selección de información digital se afianza la función de acceso, porque al complementar la colección original, la enriquece con datos e información que facilita su comprensión y uso por parte de la comunidad de usuarios; amplia también, el tipo de recursos disponibles y aporta a la conversión de los sistemas de información en centros de recursos para el aprendizaje y la investigación (CRAI).

En cuanto al análisis documental, los metadatos para la curaduría digital se producen en los niveles de descripción, clasificación e indización, sin embargo, la generación de contenidos es el resultado del tercer nivel de análisis, el de condensación (Espinosa, 1989; Vizcaya, 1997), en el cual se elaboran los contenidos, como respuesta a las solicitudes de información, diluyendo el límite con el servicio de referencia, porque en este nivel se sobrepasa la guía o remisión a la fuente para proveer la información de manera directa.

Así mismo, al generar información contextual y complementaria en el proceso de curación, la descripción y representación de estos recursos  digitales, se enlaza no sólo a un recurso sino a una colección completa, permitiendo el encadenamiento, la navegación y la recuperación a partir de estructuras flexibles, adaptadas a la naturaleza del ámbito tratado, las características y funciones de los contenidos generados, por lo cual, la representación y recuperación de una colección de información digital (información objeto de curación más información agregada), se debe basar en la construcción de ontologías y sistemas conceptuales, ya que permiten un tratamiento más cercano al lenguaje natural y de esta manera, se orienta en el mismo sentido de las tendencias y desarrollo propuestos por la IFLA (1998), y a la vez respeta la especialización ya sea temática o disciplinar de una colección.

En este sentido, la generación de lenguajes especializados beneficiara la indización automática, al dotarla de una base terminológica, para la producción de índices más eficientes, de mayor calidad lingüística y acordes con las temáticas y disciplinas tratadas; así la indización automática es clave en el tratamiento de altos volúmenes de información digital (Chaumier, 1986; Maniez, 1993; Lorente, 2005).

A manera de conclusión

La curaduría digital surge como parte de las acciones de preservación y acceso a la información digital, dotándola de fuentes adicionales para facilitar su aprovechamiento y comprensión; dentro de este marco el  profesional de la información se enfrenta a nuevas formas de dar respuesta a la demanda, a proveer información el análisis diferente, a producir fuentes y herramientas que enriquezcan la experiencia del usuario, además de permitirle su entrada a las dinámicas de producción y transmisión de la información digital.

Frente a este panorama, surgen varias preguntas al respecto: ¿cómo se preparan las futuras generaciones y los actuales encargados de los sistemas de información para responder a estas nuevas responsabilidades? ¿Cuáles roles, cargos o áreas emergen a partir de las acciones señaladas? ¿Debemos redefinir las funciones de los sistemas de información de acuerdo con la propuesta de la curaduría digital?

Algunas respuestas pueden obtenerse de experiencias puntuales, tal vez aparecerán más inquietudes, lo importante, es dar el debate  y reflexionar sobre la responsabilidad del profesional en este ‘nuevo’ tratamiento de la información, especialmente, en el contexto colombiano.

 

Referencias

Beagrie, N. (2006). Digital curation for science, digital libraries, and individuals. The International Journal of Digital Curation, 1(1), 3-16. doi:10.2218/ijdc.v1i1.2

Chaumier, J. (1986). Análisis y lenguajes documentales. [Traducción al español de Analyse et langages documentaires]. Barcelona: Mitre

Espinosa, L. (1989). Lenguajes de análisis y recuperación de información. Armenia: Universidad del Quindío

Evans, G. (2005). Developing library and information center collections. 5th ed. Greenwood Village: Libraries Unlimited.

Higgins, S. (2008).  The DCC curation lifecycle model. The International Journal of Digital Curation, 3(1), 134-140. doi:10.2218/ijdc.v3i1.48

IFLA (1998). Requisitos Funcionales de los Registros Bibliográficos: informe final. Recuperado de http://www.ifla.org/files/assets/cataloguing/frbr/frbr-es.pdf

IFLA (2013). IFLA Trend Report Expert Meeting. Recuperado de http://trends.ifla.org/

International Data Corporation (2011). The 2011 digital universe study: extracting value from chaos. Recuperado de http://www.emc.com/demos/microsites/emc-digital-universe-2011/index.htm

Lorente, M. (2005). Ontología sobre economía y recuperación de información. Hipertext.net, (3) Recuperado de http://www.upf.edu/hipertextnet/numero-3/ontologia_ri.html#7

Maniez, J. (1993). Los lenguajes documentales: concepción, construcción y utilización en los sistemas documentales. [Traducción al español de Les langages documentaires et classificatoires: conception, construction et utilisation dans les systèmes documentaires]. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez

OCLC (2003). Análisis del entorno de 2003 por OCLC: reconocimiento de patrones. Recuperado de https://www.oclc.org/content/dam/oclc/reports/escan/downloads/escansummary_es.pdf

Piscitelli, A. (2005). Internet, la imprenta del siglo XXI. Barcelona: Gedinsa.

Rowlands, I. et al (2008). The Google generation: the information behaviour of the researcher of the future. Aslib Proceedings, 60(4), 290-310. doi: 10.1108/00012530810887953

UNESCO (2003). Directrices para la preservación del patrimonio digital. Recuperado de http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001300/130071s.pdf

Vizcaya, D. (1997). Información: procesamiento de contenido. Rosario: Parhadigma

 

Notas

[i] Desde el año 2001 la UNESCO observó la necesidad de salvaguardar el patrimonio digital mundial y después de dos años de discusiones y estudios de expertos publicó las Directrices para la preservación del patrimonio digital.

[ii] Según el International Data Corporation (2011) en el 2010 la información transmitida en Internet excedió 1 zettabyte, se espera que se duplique cada dos años.

[iii] El término “data” presentado en el ciclo incluye las categorías de objetos digitales y bases de datos, en este documento se tratará de manera genérica como “información digital”.

[iv] Evans (2005) presenta como parte del ciclo de desarrollo de colecciones: el patrón de necesidades de la comunidad, las políticas, la selección, la adquisición, el descarte o bodegaje y la evaluación.

Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a ¿Qué retos plantea la curaduría digital? Una reflexión desde el desarrollo de colecciones y el análisis documental de contenido

  1. Laure Martínez dijo:

    Gracias por compartir tan valiosa información, estoy elaborando un trabajo relacionado al tema y me es útil.

    saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *