Mocoa y Van Der Hammen: no tan lejos.

Reservas Forestales se convierten en el eje de la reconstrucción de Mocoa

http://www.minambiente.gov.co/index.php/noticias/2778-reservas-forestales-se-convierten-en-el-eje-de-reconstruccion-de-mocoa

El gran reto de Colombia es adaptarse al cambio climático, pues está entre los 10 países más vulnerables al fenómeno.

Importancia de tener en cuenta los fenómenos de variabilidad climática e integrarlos a la gestión del riesgo y las determinantes ambientales en los Planes de Ordenamiento Territorial, para ello propuso destinar más de 100 hectáreas de áreas protegidas en la zona urbana de Mocoa y más de 4.000 en la zona rural, que sirvan como barrera protectora para la ciudad y desde donde se reforesten las cuencas.

Debemos estar muy atentos a los ajustes del POT, que debe incluir las determinantes ambientales y la gestión del Riesgo, porque no se le está dando la importancia debida a dicho instrumento”.

Para la fase de recuperación y reconstrucción, con el apoyo de Corpoamazonia se trabaja en la restauración de las cuencas altas de los ríos de Mocoa, ya se está definiendo la asistencia técnica en temas de residuos sólidos, residuos peligrosos, aguas residuales y otros temas ambientales para las áreas urbanas. El titular de la cartera ambiental recordó la importancia de valorar el patrimonio ambiental, el respeto por las rondas hídricas el cual deben responder a la dinámica hídrica particular en cada territorio, y la protección de las ecosistemas que brindan servicios fundamentales a la población tales como el agua potable, la protección frente a eventos peligrosos y la provisión de alimentos, entre otros.

Recuperación basada en ecosistemas”, explicó Murillo Urrutia. “Los municipios deben prepararse muy bien para los desafíos que implican estos eventos extremos, que debido al cambio climático van a ser más recurrentes, se van a dar con más periodicidad en el país. Como Estado, como sector privado y como ciudadana tenemos que prepararnos muy bien y la mejor manera de protegernos es tener nuestros ecosistemas en buen estado”, reiteró el Ministro Murillo.

 

El médico que sembró un bosque que le salvó la vida a cientos de personas en Mocoa

http://www.noticiasrcn.com/nacional-avalancha-mocoa/el-medico-sembro-un-bosque-le-salvo-vida-cientos-personas-mocoa

Cuando comenzó a sembrar el bosque el hombre era calificado de “loco” por algunos de los habitantes de la capital de Putumayo.

El sueño de niño que siempre tuvo Carlos Riascos, médico pediatra oriundo de Mocoa, de vivir rodeado de la naturaleza se concretó hace 30 años, cuando decidió comprar un terreno  para la siembra de árboles.

“Recogía semillas, hacía semilleros y empezaba a sembrar. Logré hacer un bosque de casi 10 hectáreas”.

Al hombre, quien en 1951 presenció una avalancha similar a la ocurrida hace poco, no le importó que lo llamaran loco por avanzar con la siembra de los árboles.

“En un principio me decían que estaba loco. Pensando en que la avalancha se podía repetir, sembré árboles en la cabecera de la finca”.

Hoy este médico de 56 años solo siente agradecimiento porque la naturaleza le retribuyó el cuidado y dedicación de muchos años.

La avalancha del pasado sábado deja hasta el momento unos 311 muertos en Mocoa.

“Vacío” en la Reserva Van Der Hammen

“Vacío” en una aplicación que resuelve los problemas de visibilidad de las políticas de infraestructura en relación con los espacios verdes de la ciudad de Bogotá.

“Vacío” permite a los usuarios tener caminatas disruptivas a través de la Reserva Natural Thomas Van Der Hammen.  Esta reserva se ha convertido en campo de batalla de muchos actores con múltiples intereses.

Estos conflictos se dan en los estrados judiciales, cortes, mesas directivas y medios de comunicación, pero se han vuelto ajenos a los ciudadanos de a pie.

“Vacío” es una herramienta de empoderamiento desde la dimensión políticas, ecológica y espacial.

Se aspira a que su modelo inspire su uso en otros espacios verdes alrededor del mundo.

En este nuevo proyecto de “Dato por liebre” se pondrá de presente la realidad de la reserva en distintas dimensiones que enriquecerán el debate actual de la necesidad de los espacios verdes en concentraciones urbanas, y más en una coyuntura donde se han vivido tragedias naturales como las de Mocoa y Manizales.